Tratamiento periodontal: ¿cómo se debe realizar? ¿Cura la piorrea para siempre?

Aunque existen diferentes maneras de llevar a cabo un tratamiento periodontal, lo cierto es que éste debe realizarse de forma muy minuciosa y contemplar un seguimiento periódico del estado del paciente.

La periodontitis, además de ser degenerativa, es una enfermedad crónica. Esto hace que, sin un tratamiento efectivo, se vuelva cada vez más agresiva y tienda a reaparecer con el paso del tiempo.

Sin embargo, antes comenzar a hablar del tratamiento necesario, vamos a aclarar qué es y qué no es periodontitis.

 

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis -también llamada piorrea- forma parte de las llamadas enfermedades periodontales, las cuales son unas patologías que afectan a las encías.

Más concretamente, podemos especificar que las enfermedades periodontales son dos: gingivitis y periodontitis.

La gingivitis es una patología que tiene lugar debido a una higiene bucodental insuficiente. Fruto de ella, aparece la placa bacteriana en los dientes, la cual se solidifica y se convierte en sarro.

Las señales más características de la gingivitis son, generalmente, la inflamación y el sangrado de encías.

Si esta gingivitis no se trata, derivará en una periodontitis, la cual es una enfermedad más grave.

Enfermedades periodontales: gingivitis y piorrea
PROGRESO DE LA ENFERMEDAD PERIODONTAL

¿Cuáles son las consecuencias de la periodontitis?

Si la piorrea no se trata adecuadamente, ocasiona problemas irreversibles en las encías, los dientes y el hueso que sujeta las piezas dentales.

Entre dichos problemas, quizá el más grave sería la pérdida de dientes, ya que éstos se caen al perder el soporte sobre el que se sujetaban.

Por tanto, es fundamental tratar la periodontitis nada más ser diagnosticada.

 

Para combatir la piorrea es fundamental realizar un exhaustivo estudio previo basado en radiografías, mediciones del sarro y muestras de las bolsas periodontales.

¿En qué consiste el tratamiento periodontal?

En nuestra clínica dental, el tratamiento periodontal consta de varias fases:

Estudio periodontal

Este estudio consiste en realizar tanto unas radiografías como una medición de la profundidad del sarro alojado en las encías.

De esta manera, podremos determinar el grado de la enfermedad y establecer un pronóstico para cada diente afectado.

En el caso concreto de las mediciones, éstas se llevan a cabo tanto al inicio como al final del tratamiento. Todas ellas se registran en un programa llamado Sonda Florida.

Además de todos los datos relativos a la profundidad del sarro, el software Sonda Florida registra el sangrado, así como información personal del paciente que interviene en la enfermedad (factores hereditarios, si es fumador o no…).

Periodontograma Sonda Florida

Periodontograma para registrar mediciones

Estudio microbiológico

Con el objetivo de determinar cuáles son exactamente las bacterias patógenas que han ocasionado la enfermedad periodontal, tomamos unas muestras de las bolsas periodontales y las enviamos a analizar.

Con ello, podremos saber cuál es el tipo de bacteria que ha colonizado la encía y recetar el antibiótico más adecuado.

Raspado y alisado radicular

El raspado -también llamado comúnmente curetaje- es un proceso de limpieza en el que se utilizan unos instrumentos denominados curetas para eliminar el sarro acumulado debajo de las encías.

Cureta periodontal para raspados o curetajes

CURETA EMPLEADA PARA REALIZAR EL RASPADO RADICULAR

 

Este procedimiento es indoloro ya que se realiza con anestesia local o con óxido nitroso -también llamado “gas de la risa”-.

En nuestra clínica, llevamos a cabo el raspado en dos sesiones de una hora cada una. Es decir, en cada visita tratamos dos cuadrantes de la boca.

A la hora de realizar la limpieza de las bolsas periodontales, podemos decir, que el objetivo de esta fase es eliminar la placa bacteriana de debajo de la encía.

Pero, además, en estas dos citas incidiremos mucho en cómo debe ser la higiene oral por parte del paciente para evitar la futura reaparición de la periodontitis.

Por tanto, lo que haremos será facilitar a la persona instrucciones de higiene específicas para su caso.

Reevaluación

Entre cuatro y seis semanas después del tratamiento, volvemos a citar al paciente para realizar unas nuevas mediciones del sarro alojado en las encías.

Dado que contamos con unos registros iniciales, podemos comparar ambas mediciones y determinar el éxito del tratamiento.

Las mediciones que realizamos en esta cita también quedarán registradas de cara a nuevas revisiones.

Seguimiento

Una vez que la periodontitis ha sido erradicada, pautamos un plan de mantenimiento y revisiones para evitar la recidiva. Estas revisiones suelen programarse cada cuatro o seis meses.

En nuestra clínica dental, además, contamos con un sistema de recordatorio gratuito mediante el cual avisamos al paciente para que no se olvide de sus citas.

No olvides las revisiones

En el tratamiento de la periodontitis, el seguimiento posterior es tan importante como los propios curetajes. Si el paciente no acude a revisiones, la piorrea vuelve a aparecer

¿Será suficiente con el tratamiento periodontal?

En la mayoría de los casos, la piorrea se cura con el tratamiento periodontal que acabamos de describir.

Sin embargo, en algunas ocasiones, la periodontitis ha avanzado tanto que no se puede eliminar mediante el procedimiento descrito.

Esto se debe, fundamentalmente, a que los depósitos de sarro son demasiado profundos y a que no se puede acceder a ellos con el tratamiento periodontal habitual.

En este tipo de casos será necesario, por tanto, recurrir a la cirugía de acceso periodontal.

Como habrás podido leer, el tratamiento periodontal que se lleva a cabo en nuestra clínica dental se desarrolla de manera muy minuciosa y está planteado en diferentes fases.

De esta manera, no solamente nos aseguramos la correcta y rápida eliminaciónde la enfermedad.

Además, evitamos que la periodontitis vuelva a aparecer con el paso del tiempo. Dado el carácter crónico de esta patología, la recidiva es muy habitual que suceda si la piorrea no se erradica completamente.